Alto precio de la Virginidad

Posted on 27 agosto 2009. Filed under: Uncategorized |


Tomado de:
Link: http://www.desdeyemen.blogspot.com/

El Alto Precio de la Virginidad

La virginidad se cotiza muy cara en la península Arabica. Una mujer que la haya perdido antes del matrimonio puede enfrentar todo tipo de calamidades. Hoy, mientras dialogaba con mis compañeros de trabajo, el tema surgió a flote luego de que se escuchara en la radio que un padre había asesinado a su hija luego de que esta lo deshonrara perdiendo su virginidad antes del matrimonio. Desde que el tema se introdujo en la reunión, todos los participantes se inflamaron de indignación por la bárbara actitud del padre, pero al mismo tiempo entendían su dolor y su desgracia. “Les digo, si yo fuera mujer y estuviera pasando por una situación similar, buscaría por todos los medios de buscar una excusa del doctor diciendo que perdí el himen por una caída o por cualquier tipo de accidente”, vociferaba Hassan mientras se dirigía a la reunión.
Y así tan seria es la cuestión por estos lares del planeta tierra. Generalmente, si una mujer pierde su himen por alguna caída o accidente, inmediatamente debe informar a la familia para que estos consigan una certificación medica que abale que la mujer no ha sido penetrada por un hombre, si no que desgraciadamente la ha perdido en algún tipo de accidente. Y a pesar de la certificación medica, inmediatamente la mujer pierde su himen, su precio disminuye en el mercado matrimonial. “Claro, quien sabe si el accidente fue real o no, la duda siempre le quedara al esposo”, murmuraba Bakheel mientras su rostro exaltaba rasgos de duda.
El cuerpo femenino es sagrado en Yemen. Según me cuentan, es sumamente difícil tener relaciones sexuales antes del matrimonio, ya que aquellos valientes que se propongan la difícil tarea de lograr aquella hazaña se ven expuestos a ser perseguidos y violentados por la familia de la mujer. “Es mejor buscarse una burra” decía Hassan mientras los demás se echaban a reír. “O mejor, fajarse a trabajar día y noche para algún día poderle pagar las sumas elevadísimas que piden estos barbarasos de Hays”, decía Hussein. Mientras la conversación proseguía, lo único que me pasaba por la mente es que no envidio para nada a estos míticos de Hays. A veces le doy gracias a Dios por haber nacido en Occidente.

Make a Comment

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: