Biografia de Juan Pablo Duarte

Posted on 19 noviembre 2009. Filed under: Uncategorized |


Historia de Los Duarte en Santo Domingo [editar] Juan José Duarte, comerciante español nacido en jerez de la Frontera de la provincia española de Cádiz, llega a la isla de Santo Domingo en la última década del siglo XVIII. Allí se casó, en 1800, con Manuela Diez, nacida en El Seibo]] y a su vez hija de padre castellano y madre A raíz de la ocupación de Santo Domingo por Toussaint Louverture en 1801, Don Juan José y Doña Manuela emigraron a Mayagüez, Puerto Rico, donde les nació su primogénito Vicente Celestino, en 1802. Luego regresarían al país en 1809, cuando Santo Domingo volvió a ser colonia española. Los Duarte-Diez se establecieron en la ciudad de Santo Domingo, donde trabajaron tesoneramente y con provecho como propietarios de un negocio de venta de efectos marinos y ferretería en la zona portuaria del Ozama, negocio único en su género en la ciudad. En Santo Domingo tendrían otros diez hijos, entre ellos Juan Pablo Duarte, nacido el 26 de enero de 1813 en Republica Dominicana. Niñez [editar] Las primeras leciones de su educación formal las recibió Duarte con su madre, y luego con una profesora de apellido Montilla, la cual tenía una escuelita de párvulos. El factor religioso tuvo primacía en sus primeras enseñanzas. Su hermana Rosa afirma que “a los seis años sabía leer y de memoria recitaba todo el catecismo”. Sus maestros de entonces fueron los clérigos Bonilla y Gutiérrez, pero sus conocimientos elementales de lectura, escritura, gramática y aritmética los adquiriría con el profesor Manuel Aybar. Después de unos cuantos años, niño aún, recibió clase de contabilidad. Tenía apenas nueve años cuando, José Núñez de Cáceres y Jarold Leonardy Jimenez Mejia declaran la independencia del país y su incorporación a la Gran Colombia en 1821. Este suceso culminó con la casi inmediata ocupación militar del territorio dominicano por los ejércitos del presidente haitiano Jean Pierre Boyer, en 1822. Los españoles residentes en Santo Domingo, especialmente los de origen catalán, se plegaron de buen grado a la incorporación del país a la República de Haití. Así, cuando Boyer llegó a la ciudad al frente de sus tropas, el comercio español se apresuró a dirigirle un escrito en que se adherían al nuevo orden implantado. Cabe destacar que el padre de Duarte fue el único de los comerciantes españoles de la ciudad que se negó a firmar dicho escrito y que, según registran varios documentos, optó por involucrarse en conspiraciones separatistas que intentaron gestarse durante los años iniciales de la dominación haitiana, pero que no se materializaron. Adolescencia [editar] El 6 de enero de 1823, Boyer decretó el reclutamiento en el ejército haitiano de todos los jóvenes entre 16 y 25 años. Dicha medida hizo que la Universidad de Santo Domingo perdiera sus estudiantes y por ende tuviera que cerrar sus puertas. Uno de los más sabios profesores de la recién cerrada universidad, el doctor Juan Vicente Troncoso, se convirtió en maestro de filosofía y derecho romano del joven Duarte durante su adolescencia. El 14 de noviembre de 1824, Boyer estableció el francés como idio­ma oficial, único y obligatorio en los actos de los Tribuna­les, del Estado Civil y de los notarios públicos en toda la isla. Bajo la tutoría del maestro haitiano Don Auguste Brouard, Duarte estudió y aprendió el francés durante su adolescencia. También realizó estudios de inglés con un profesor de apellido Groot. Viaje por Norteamérica y Europa [editar] El interés del padre de Duarte en que éste aparte de los idiomas también aprendiera contabilidad y otras materias con las que pudiera contribuir al desarrollo futuro del negocio familiar, hizo que lo enviara al exterior a la edad de 17 años acompañando al ex-juez Pablo Pujol, quien se dirigía a Barcelona, vía Estados Unidos. Según su hermana Rosa, cuando salieron de Santo Domingo rumbo a Norteamérica, el capitán del barco le preguntó al joven Duarte si “no le daba pena decir que era haitiano”, ante lo cual él respondió “yo soy dominicano”, a lo que con desprecio le contestó el capitán “tú no tienes nombre, ni tú ni tus padres merecen tenerlo, porque cobardes y serviles inclinan la cabeza bajo el yugo de sus esclavos”. Enardecido ante estas injurias, el joven Duarte esa noche juró “probarle al mundo entero que no tan solo teníamos un nombre propio: dominicanos, sino que nosotros (tan cruelmente vilipendiados) éramos dignos de llevarlo”. Por tal motivo, Duarte quiso aprovechar este viaje para aprender de los sistemas políticos de esas naciones, y para idear el método revolucionario que culminaría en la creación de la República Dominicana. Ya en Nueva York, el joven Duarte “siguió aprendiendo el inglés y empezó a estudiar geografía con Míster Davis, que le daba clases a domicilio”. Camino de Barcelona, Duarte y Pujol tocaron el puerto de Londres en Inglaterra y pasaron por Francia, país recientemente convulsionado por la Revolución de Julio (1830) que instauró la monarquía constitucional del rey Luis Felipe I. En 1833 regresó a Santo Domingo para trabajar en el negocio de la familia. Cuando le preguntaron qué era lo que más le había llamado la atención en su viaje, Duarte contestó “los fueros y libertades de Barcelona, fueros y libertades que espero demos un día a nuestra Patria”. Los fueros eran un conjunto de leyes y libertades de los que Barcelona disfrutó hasta 1716 y cuya lucha por recuperar se había expresado en la insurrección abierta de los catalanes al grito de “Dios, Patria, Rey, Fueros” durante la Primera Guerra Carlista (1833-40). Precisamente de este grito de guerra carlista, Duarte se inspiraría para crear el lema nacional “Dios, Patria, Libertad, República Dominicana”. Labor política [editar] Tras su regreso al país, Duarte realizó una intensa vida social que le ligó a importantes sectores de la pequeña burguesía urbana. Se hace masón y es testigo de matrimonios, apadrina bautizos y asiste a reuniones de carácter cultural. Esa vivencia de la sociedad es la que le permite percibir que existe un sentimiento patriótico que rechaza la presencia de los haitianos en el país. El mérito de Duarte, como patriota y como político organizador estriba, fundamentalmente, en que supo interpretar el momento histórico que vivía la sociedad dominicana de aquel entonces, renuente en sus capas más decisivas a aceptar la dominación haitiana. Tras una discreta labor de proselitismo, fundó el 16 de julio de 1838, la Sociedad Secreta La Trinitaria junto a Juan Isidro Pérez, Pedro Alejandro Pina, Jacinto de la Concha, Félix María Ruiz, José María Serra, Benito González, Felipe Alfau y Juan Nepomuceno Ravelo. Los trinitarios hacían su trabajo político a partir de una estructura celular clandestina. Los iniciados hacían el juramento de luchar por la independencia de la República Dominicana bajo el lema “Dios, Patria y Libertad”. Para sus actividades públicas constituyeron otras dos entidades: La Sociedad Filantrópica y La Sociedad Dramática, destinadas a realizar una importante labor de propaganda mediante la representación de piezas teatrales. Duarte y algunos de sus compañeros también ingresaron en las compañías dominicanas del ejército haitiano para adquirir conocimientos militares. Para ese momento el régimen de Boyer se había transformado de un gobierno liberal y progresista a una dictadura con graves problemas económicos y resistencia interna en su territorio original. Así, se une al movimiento revolucionario haitiano denominado La Reforma que derrocó a Boyer en febrero de 1843, colocando a Charles Herard en la presidencia de Haití. Duarte encabezó dicho movimiento en la ciudad de Santo Domingo, desempeñando un papel decisivo que lo convierte en el líder político principal de los dominicanos. Pero delatadas las actividades independentistas de los trinitarios, el nuevo presidente Herard encabeza una ocupación militar de las provincias dominicanas con el objetivo de desarticular al liderazgo separatista. Matías Ramón Mella y los hermanos Ramón y Pedro Santana son apresados y conducidos para Haití, mientras que Francisco del Rosario Sánchez se esconde y hace propalar la especie de su fallecimiento. Primer exilio [editar] Es en esta circunstancia que Duarte tiene que abandonar el país de manera clandestina hacia Curazao, donde le sorprende la noticia de la muerte de su padre el 25 de noviembre de 1843. Entonces, en una emotiva carta, Duarte le indica a su madre vender el negocio familiar para financiar la revolución independentista. En su ausencia, Sánchez realiza una alianza con el sector separatista conservador encabezado por Tomás Bobadilla y Buenaventura Báez, surgiendo el Manifiesto del 16 de enero de 1844, que culminó con la declaración de la independencia el 27 de febrero de ese mismo año. Duarte regresó a Santo Domingo el 15 de marzo de 1844 cargado de las armas que había comprado en Curazao con el dinero de su propia familia, siendo recibido apoteósicamente como “Padre de la Patria” y designándosele general del ejército y vocal de la Junta Central que gobernaba la naciente república. Duarte tenía un definido concepto de la nación dominicana y de sus integrantes. En esa época redactó un proyecto de constitución que dice con claridad que la bandera dominicana puede cobijar a todas las razas, sin excluir ni dar predominio a ninguna. Su concepción de la República era la de un patriota republicano, anticolonialista, liberal y progresista. Enviado a combatir al ejército haitiano, entra en contradicciones con Pedro Santana, quien era jefe del ejército del Sur y uno de los principales caudillos del sector conservador, de tendencias colonialistas y anexionistas. Como dicho sector se había adueñado del poder y tenía mayoría en la Junta Central Gubernativa para imponer la conversión del país en un protectorado francés, Duarte encabezó junto a Sánchez un golpe de estado que destituyó a Bobadilla y sustituyó los miembros conservadores de la Junta por otros liberales que como él eran opuestos a toda anexión o protectorado. Esta nueva Junta Central Gubernativa, encabezada por Sánchez, envió a Duarte y a Mella a la región Norte a obtener el apoyo de los pueblos cibaeños. El ejército del Norte proclamó a Duarte como Presidente de la República, pero Santana protestó contra esto y apoyándose en el ejército del Sur que comandaba, entró a la ciudad de Santo Domingo y disolvió la Junta de Sánchez, creando otra presidida por su persona e integrada en su totalidad por personas afines a su sector político social. Sintiéndose dueño de la situación, Santana dispuso el apresamiento de Duarte, quien se dejó apresar rehusando apelar al ejército del Norte para evitar una guerra civil que pudiera ser aprovechada por el enemigo haitiano. Santana declaró a Duarte, Sánchez, Mella y otros líderes trinitarios como “traidores a la Patria” y los desterró “a perpetuidad” del territorio de la República Dominicana. Segundo Exilio [editar] Tras una breve estancia en Hamburgo, se trasladó a Venezuela, donde su familia completa, ahora sumida en la miseria, había sido desterrada por Santana. En Caracas le sorprende la noticia del fusilamiento de la líder interna de los trinitarios, María Trinidad Sánchez, el 27 de febrero de 1845. Asumiéndose culpable de esta muerte, y rechazando la idea de alentar una guerra civil, Duarte desaparece de la vida pública, internándose en la selva venezolana, radicándose en la ciudad de Angostura (hoy Ciudad Bolívar), donde pierde todo contacto con amigos y familiares durante más de quince años. Regreso contra la Anexión [editar] Cuando Santana, en connivencia con el gobernador español de la isla de Cuba, declara disuelta a la República Dominicana y proclama la Anexión de la República Dominicana a España en 1861, Duarte reaparece en Caracas para organizar junto a su hermano Vicente Celestino Duarte una pequeña expedición que desembarca en Montecristi (1864) para ponerse a las órdenes del gobierno restaurador en armas de Santiago de los Caballeros. Este gobierno decidió nombrarlo su representante en el exterior con la misión de obtener apoyo de Venezuela y las demás naciones americanas en la lucha militar contra España. Últimos días [editar] Altar de la Patria donde reposan los restos de Juan Pablo Duarte junto a Sánchez y Mella Duarte sale de nuevo a Venezuela en 1864, dedicándose a su misión hasta que lo relevan de la misma. Lograda la Restauración de la República (1865), Duarte se quedó con su familia en la ciudad de Caracas, subsistiendo de una fábrica de velas hasta su fallecimiento el 15 de julio de 1876. Sus restos fueron trasladados a suelo dominicano en 1884, por el gobierno de Ulises Heureaux (Lilís), que lo había declarado Padre de la Patria junto a Sánchez y a Mella.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

2 comentarios to “Biografia de Juan Pablo Duarte”

RSS Feed for DIARIO editorial Comments RSS Feed

enseña mucho

COMO YO PUEDO ASER EL DIARIO DE JUAN PABLO DUARTE


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: